domingo, 14 de octubre de 2007

Ver para ti; en vis vos


¡Oh mi niño
has visto el vis
del vis vos!
De ríos que andan
hacia las profundidades
de los caminoss
Que se vuelven
sogas de lenguas,
algunas todavía sin llegar a su destino.
De ojos que cuando lloran
en ocasiones, se transforman
en ríos que fluyen
hacia las montañas
cargados de limo. II
¿Has visto mi niño?
el vis
¡del vis vos!
en la mano que Dios
que tus amigos te dan
para que te sostengas
y andes
en ese río que corre
que vertió de tus ojos,
para transformarse
en camino.
En los cristales que
ayudan a salir
de la sombra hacia
tu destino.
¿¡Lo has visto!?
al vis vos
mi niño.
Derechos reservados
Poema: de Julita del Prado
Asociada a REMES
Publicar un comentario