sábado, 11 de marzo de 2017

RENOVACIÖN

El ángel caído se posa justo en el pecho de María Magdalena en ese cuadro de la Ultima cena. Decide sorprenderla y le da besos de fuego. Todos se quedan atónitos. Y Jesús se regodea frotándose las manos. El recupera sus alas y va justo al centro de un cielo donde los surcos son libres.

Desde mi casa ostra.
En marzo del 2017.
Publicar un comentario en la entrada